Inicio | Galerías | El Acueducto | El Alcázar | La Granja | Mapas
Visitar Segovia
Monumentos y paseos | Gastronomía | Turismo Rural | Hoteles | Enlaces
Visitar Segovia: Acueducto Visitar Segovia: El Alcázar
 
   
 
 




Gastronomía

El plato por excelencia en la gastronomía segoviana es, sin duda, el cochinillo, un animal de apenas unos días, horneado con manteca, aceite, limón, sal y un poquito de perejil. En Segovia, todos los cochinillos deben pasar un riguroso control de calidad que garantiza que el producto es de una calidad excepcional. Esa garantía queda reflejada en una etiqueta que todos los cochinillos deben de llevar: la Marca de Garantía Cochinillo de Segovia. En los restaurantes, además, el lomo del animal debe mostrar un sello marcado a fuego, que identifica al restaurante como operador de la Marca de Garantía.

Pero no solo cochinillo encontraremos en Segovia. Dentro de la carnes, el cordero, cómo no, tiene un protagonismo especial en estas tierras castellanas, sobre todo el cordero lechal. También los productos de la matanza del cerdo y los embutidos son excelentes en Segovia, como el jamón o el chorizo de cantimpalo, producto segoviano conocido en todo el mundo.

Las truchas de río también forman parte de las cartas de los restaurantes segovianos, ya que es un producto autóctono.

Otro producto típico en Segovia son los judiones de La Granja, unas alubias de gran tamaño que se pueden presentar de color blanco o negro.

No podemos olvidarnos de otros platos habituales por estas tierras, como la sopa castellana, guisos de caza, como perdices o codornices, o la caldereta de cordero a la pastora.

Para finalizar, podemos degustar un ponche segoviano, una especie de tarta con un interior cremoso. También en Segovia encontraremos otros dulces, como amarguillos, ciegas, , rosquillas de pascua, bollos de piñones y una gran variedad de productos de repostería.

Si pudiéramos hablar de un restaurante que resumiera cómo es la gastronomía segoviana hablaríamos del Mesón de Cándido, el cocinero segoviano más reconocido a nivel mundial. Situado en la Plaza del Azoguejo, al pie del Acueducto. Aunque Cándido ya no está, el local mantiene toda su historia y tradición de siempre. El Mesón José María, en la calle Cronista Lecea, 11, es uno de los más reconocidos, ofreciendo también una gran variedad de pescados frescos.

Casa Duque es, junto al Cándido, unos de los restaurantes de mayor prestigio en la ciudad. Está en la calle Cervantes, 12. También podemos comer excelentemente en la Plaza Mayor, en los restaurantes La Concepción, en el Mesón Mayor o en el Villena.